martes, 20 de septiembre de 2011

TONADA TRISTE DE UNA NOCHE LARGA

Mi padre se ha dormido para siempre, nadie canta más que esta tristeza honda y sin palabras.
Es una noche ajena que pudo ser perfecta y ahora es nada porque se ha vuelto abismo por culpa de esta tristeza que lacera mis alas, mis ganas de escaparme a algún lugar donde la luz sea nueva.
Mi padre puso en mi boca mi primera palabra y hoy las arranca todas y me deja sentado en la espera eterna de su abrazo.
"Caballito enano llévame a pasear"- canta la noche larga una tonada triste y nadie me dibuja el rostro como cuando mi padre me dormía en la infancia.
"Quiero ver el campo, quiero ver el mar"- y yo sólo percibo un horizonte de orfandad y frío.
"A la verde sombra de una palma real" se sentarán mi infancia de buscarte y mi adolescencia de exigirte aunque alguien dijera alguna vez que todo estaba claro en mí ¿Y acaso algo es más claro ahora que esta avalancha de agujas que ni zurcen, ni tejen, que desagarran y hurgan en la raíz más honda de mis afectos?
"Caballito enano quiero descansar"-canta ahora mi padre, como antaño y yo agradezco su silencio y le pido perdón por mis desafueros, por mis fugas.
Se ha dormido mi padre para siempre y yo no estoy para arroparle ahora que no volverá a clavar sus ojos tristes en los míos, ni me pedirá que la ayude a moverse en su cama de hierro para intentar sanarme de todos los abrazos.
Yo cantaré esta noche porque no hay ron para beber contigo,es decir por ti, y esperaré a mañana cuando te pierdas para siempre por el potrero de los Cuba, a reencontrarte un día de verano llegando en tu camión para llevarme al río o a cazar torcazas en Bamburanao, para intentar decirme lo que nunca dijiste, lo que he callado siempre.
Esperaré que llegues en un caballito enano porque tengo la certeza de vendrás cantando la canción de siempre o me contarás "El cuento de la buena pipa" para sacar de mí lo más tuyo que tengo: el carácter.

7 comentarios:

cristina dijo...

Ay, Aldo! Un abrazo.

Carolina Rueda dijo...

amorcito mio, lo esperabamos, estabas reponsando para esperarlo, ahora despidelo ocn todo tu corazon con tu fuerza, sabiendo que estara alli y ahora bien...

Cris Purrusalda dijo...

un abrazo

Belkys dijo...

Aldo es bendición haber escuchado la voz del padre en cuento vivo, en tonada campesina, con acompañamiento de raíces, de hojas secas y de nido. Un padre así, nos deja llenos de palabras y también de silencios respetuosos cuando se van a dormir para siempre, con un abrazo de todos los que invocan el había una vez. Tengo un padre cuentero Aldo y temo cada día ese adiós, en sustos he vivido pero la mañana en la que parta, estaré quieta con ese grave de su voz contando en risa, siempre. Te abrazo desde lejos.

aldo méndez dijo...

Gracias, amigas, muchas gracias. un beso

Mar dijo...

Espero a que estubieras sobre la misma tierra y el mismo cielo.
Te espero.
Un fuerte abrazo y muchos besos

paqui dijo...

Aldo ,¡qué ternura expresan tus palabras hacia tu padre!.Revivo con ellas la marcha del mío ,que tambien nos contaba cuentos.No olvides que sigue contándotelos.Un besazo